free web page software

© Copyright 2017 Psicogeometría - All Rights Reserved

HISTORIA

Mobirise

Una mezcla adecuada de frecuencias. 

La eficacia de la terapia de ondas electromagnéticas ha sido documentada por más de 60 años en la historia, en donde se pueden observar innumerables experimentos e historias de diferentes casos, en donde se demuestra que la mezcla adecuada de frecuencias puede afectar al organismo en relación a las respuesta frente a virus, parásitos, deficiencias inmunológicas, aumentos en el metabolismo, variación en la frecuencia cardíaca, reducción de la inflamación, tratamiento de enfermedades degenerativas y alivio natural del dolor.

A su vez es importante destacar que tiene un amplio espectro de frecuencias útiles para una gran variedad de enfermedades. La inspiración para crear el Theraphi conlleva más de 100 años de esfuerzos por pioneros tales como Nikola Tesla, Georges Lakhovsky, Royal Raymond Rife y especialmente Antoine Prioré.

La contribución de Tesla a finales de 1890 fue profunda. Planteó la hipótesis de que las ondas producidas por descargas eléctricas podrían tener beneficios significativos para la salud humana. A su vez desarrolló la bobina de Tesla y el "magnifico transmisor" para excitar la atmósfera y lograr producir la estructura única de la energía del relámpago natural. A menudo participaba en sensacionales demostraciones sobre los fenómenos eléctricos para ilustrar su capacidad de aprovechar la energía con seguridad.

Nikola Tesla


En un refinamiento más importante de sus avances, Tesla construyó un sistema de bobina magnifica estimulada por impulso, con un terminal de salida de forma elíptica para generar selectivamente iones negativos. Los cuales el mismo determinó que eran los más adecuados para la electroterapia.
 
Tesla sostuvo que las terapia de flujos de luz azul y de ondas eléctricas de radiofrecuencia (RF) en general podrían, en principio, permitir minimizar el envejecimiento y las enfermedades.
 
En 1932, la electroterapia no invasiva de Tesla fue públicamente aclamada ante el Congreso Americano de Fisioterapia. En un seminario celebrado en Nueva York en 1932, el Dr. Gustave Kolischer anunció: "Las corrientes eléctricas de alta frecuencia de Tesla están produciendo resultados altamente beneficiosos en el tratamiento del cáncer, superando todo lo que podría lograrse con la cirugía convencional".
 
En 1893, Nikola Tesla publicó en una revista un artículo sobre los notables efectos en sí mismo y sus asistentes como resultado de su exposición a la acción de corrientes alternas de voltaje y frecuencia excesivamente altas durante algunos trabajos de investigación. Él pronosticó que cuando las oscilaciones eléctricas fueran plenamente comprendidas y aplicadas por los médicos sería un agente de curación universal. Que tanto aumentaría la energía vital y la capacidad de resistencia y reacción del cuerpo humano como para permitir que elimine todas las enfermedades.
 
Las corrientes de alta frecuencia, en resumen, actúan como potenciadores de vitalidad. Ninguna otra forma de electricidad logra esto. El Galvanismo, Faradismo y la electricidad estática son todos agentes valiosos en las manos del especialista electroterapéutico, pero tienen poco efecto en la promoción de la vitalidad celular y el crecimiento en comparación con las corrientes de alta frecuencia aplicadas correctamente.


Una década más tarde, Georges Lakhovsky, un físico ruso que vivía en Francia, utilizó la bobina de Tesla para el exitoso tratamiento de electroterapia en plantas y pacientes con cáncer.

Con cierta ayuda de las publicaciones de Tesla, Lakhovsky diseñó y fabricó su propia "bobina Tesla" de múltiples ondas, y en 1925, escribió uno de los primeros libros sobre este tema: "El secreto de la vida". Su tercera edición cita numerosos estudios de casos en hospitales italianos, franceses, ingleses y estadounidenses. Este es un libro altamente recomendado por nosotros. 

Georges Lakhovsky

No mucho tiempo después, el doctor Royal Raymond Rife, médico investigador de la Universidad de California en los años 30, tomó la antorcha clínica. El era un científico brillante y un héroe para aquellos tiempos.

Dr. Royal Raymond Rife


Rife fue un científico de San Diego que durante la década de 1930, inventó un potente microscopio óptico para poder ver bacterias, virus y hongos vivos (patógenos) que sospechaba que eran los que estaban causando una serie de enfermedades. Encontró que podía ver a los patógenos individuales mejor iluminándolos con una frecuencia de luz que coincidía con su propia frecuencia de resonancia y causando que brillaran. Cuando intensificó las frecuencias, observó que los patógenos ya estaban estallando o inanimado. Esto lo llevó a crear un dispositivo de “rayos de haz” impulsado por radiofrecuencia que podría debilitar o destruir varios patógenos mediante la generación de resonancias energéticas excitantes destructivas sobre los componentes químicos de estos patógenos. Las afirmaciones de Lakhovsky y otros, de asombrosas curas médicas atribuidas a la electroterapia no invasiva de Tesla intrigaron a Rife.
 
Como médico y científico, Rife razonó que los patógenos específicos de una enfermedad podrían ser identificados por su resonancia única de frente a una fuente de luz de longitud de onda variable. Para probar esta tesis, creó un dispositivo que él llamó el "Microscopio Universal", lo que a su vez proporcionó una visión inicial sobre la importancia y rol central del espectro de luz de la energía electromagnética en los tejidos vivos y enfermos.
 
El utilizó este dispositivo para realizar estudios microscópicos con la sangre de un paciente, específicamente de los cultivos de tejidos enfermos, antes y después del tratamiento. El Informe Anual de 1944 de la Institución de Smithsonian se publicó una breve descripción de cómo funcionaba el Microscopio Universal de Rife:
 
“Entre la fuente de luz y el espécimen se sostienen dos prismas circulares con forma de cuña de cristal de cuarzo con el fin de polarizar la luz que pasa a través del espécimen, siendo la polarización la aplicación práctica de la teoría de que las ondas luminosas vibran en todos los planos perpendiculares a la dirección en la que se propagan. Ahora bien, cuando se alcanza la porción del espectro en la que tanto el organismo como la banda de color vibran en concordancia exacta, una con la otra, un espectro característico definido es emitido por el organismo. El virus del Bacillus thypous siempre es de color azul turquesa, el Bacillus es siempre de color caoba, el Mycobacterium laprae siempre es de color rubí, el virus de la tuberculosis es siempre verde esmeralda, el virus del cáncer es de color rojo purpúreo , y así sucesivamente."
 
 El primer trabajo clínico que demostró la eficacia del sistema de Rife en el tratamiento del cáncer se completó bajo la supervisión de Milbank Johnson, M.D., el cual se estableció bajo un Comité de Investigación Médica especial de la Universidad de California del Sur. 16 casos fueron tratados en la clínica para diversos tipos de canceres. Después de 3 meses, 14 de estos casos considerados sin esperanzas fueron firmados como clínicamente curados por el personal de cinco médicos y el Dr. Alvin G. Foord M.D. patólogo del equipo.
 
En la década de 1950 su trabajo fue totalmente suprimido por las presiones surgidas de la creciente industria farmacéutica y sus vínculos con la FDA. Finalmente murió en 1971, sin dinero y amargado por el fracaso de sus dispositivos en búsqueda de la aceptación científica.


Entre los años 60 y 70 en Francia, Antoine Priore construyó y probó las máquinas electromagnéticas (EM) curativas de eficacia alarmante. Después de cientos de pruebas rigurosas con animales de laboratorio, la máquina de Priore probó curar una amplia variedad de enfermedades terminales de alta complejidad.

Antoine Priore


Abundante evidencia experimental fue recopilada para apoyar la afirmación de que la terapia EM tiene un efecto positivo en muchas enfermedades incluyendo cáncer, leucemia, etc. Priore documentó una remisión completa de tumores terminales y enfermedades infecciosas en cientos de animales de laboratorio. Desafortunadamente, este trabajo fue suprimido debido a la hostilidad de la comunidad de oncológica, al cambio de gobierno francés, a la pérdida de fondos de apoyo y a la incapacidad de los científicos para plantear una hipótesis o explicación suficiente para explicar los resultados curativos.
 
Antoine Priore y su equipo de investigación utilizaron un tubo que contenía un plasma de mercurio y gas neón y una onda pulsada de 9,4 GHz modulada con una frecuencia portadora de 17 MHz. Los tubos originales de plasma eran pesados, costosos y de mano de obra intensiva para construir. La tecnología original de Priore utilizó plasmas para mezclar lo que sería altamente ineficiente, con solo un 1% de su energía siendo emitida como componentes longitudinales. Tenía una densidad de energía baja y los plasmas magnéticamente activados tomaban un gran volumen, lo que provocó que el tubo de Priore utilizara una parte grande del edificio!
 
 Nota: Nuestro equipo evita estos problemas y utiliza emisores / mezcladores de estado sólido a una fracción del costo.


Robert Otto Becker (31 de mayo de 1923 - 14 de mayo de 2008) fue un cirujano ortopédico estadounidense e investigador en electrofisiología / electro medicina. Trabajó principalmente como profesor en el Centro Medico de la Universidad Estatal de Nueva York, Syracuse, y como Director de Cirugía Ortopédica en la administración del Hospital Veterano, Syracuse, Nueva York. Becker fue conocido por su trabajo en bioelectricidad y la oposición temprana a las líneas de alta tensión.

Robert Becker, M.d.


Su libro de 1985, “El cuerpo eléctrico: electromagnetismo y la fundación de la vida”, describió su investigación sobre "nuestros seres bioeléctricos." La primera parte del libro trata sobre la regeneración, principalmente en salamandras y ranas. Becker estudió la regeneración después de lesiones como la amputación de los miembros, y la hipótesis de que los campos eléctricos desempeñan un papel importante en el control del proceso de regeneración.

Mapeó los potenciales eléctricos en varias partes del cuerpo durante la regeneración, mostrando que la parte central del cuerpo normalmente era positiva y los miembros negativos. Cuando se amputó un miembro de una salamandra, el voltaje en el corte (medido respecto a la parte central del cuerpo) cambió de aproximadamente -10 mV (milivoltios) a +20 mV o más al día siguiente, un fenómeno llamado “la corriente de lesión”. En una rana, el voltaje cambiaría simplemente al nivel negativo normal en aproximadamente cuatro semanas, y no ocurriría la regeneración de la extremidad. En cambio, en una salamandra, el voltaje durante las dos primeras semanas cambiaba de +20 mV a -30 mV, y luego se normaliza (hasta -10 mV) durante las próximas dos semanas y la extremidad se regeneraba.

Becker encontró entonces que la regeneración podría ser mejorada al aplicar electricidad en la herida cuando había un potencial negativo fuera del talón de la amputación. También halló que el hueso tiene propiedades piezoeléctricas que podrían causar una aplicación de fuerza para generar una corriente curativa, que estimularía el crecimiento en lugares de estrés de acuerdo con la ley de Wolff.
 
En otra parte del libro Becker describió potenciales y campos magnéticos en el sistema nervioso, teniendo en cuenta influencias externas como el magnetismo terrestre y los vientos solares. El midió las propiedades eléctricas a lo largo de la superficie de la piel y concluyó que al menos las partes principales de la acupuntura tenían una base objetiva en la realidad.

En los últimos capítulos del libro, Becker relata sus experiencias como miembro de un comité de expertos evaluando los peligros fisiológicos de varias contaminaciones electromagnéticas. Él presenta los datos de la investigación los cuales indican que los efectos negativos provocados son más fuertes que lo asumido oficialmente. En donde su argumento es que los expertos que establecen los límites de contaminación, están fuertemente influidos por la industria contaminante. En 1998 Becker presentó una patente para un sistema iontonférico para la estimulación de la cicatrización y regeneración de tejidos (US 5814094 A).


Comprar aquí

La compra y uso del equipo de plasma, Theraphi, permitirá a diversos campos y lugares relacionados a la salud como hospitales, clínicas, centros de belleza, y a los individuos particulares tener una tecnología terapéutica económica disponible fácilmente.

Dirección

Camino a Santa Teresa 13
Pedregal  del Lago CDMX
C.P. 14110

Contacto

info@psicogeometria.com
T. +521 55 22412204             

Links

Psicogeometria
DNA
Fractal Healing